jueves, 7 de junio de 2018

preguntas a Ian Svenonius


No conozco bien las idas y vueltas ni cómo llegó a concretarse (fue un trabajo entre Prius Discos, Inerme Discos y Tildaflipers), pero Ian Svenonius visita Buenos Aires por primera vez con dos fechas de su proyecto solista Escape-ism.
Svenonius, frontman descolocadísimo, ligado a la escena punk de Washington DC desde finales de los '80 con Nation of Ulysses, luego con The Make-up, Weird War, Chain and the Gang, proyecto tras proyecto en los que el chabón suelta su rol de performer-predicador-improvisador-comunicador psicodélico de gospel yeah-yeah.
Le envié unas preguntas y respondió. 
Abajo, la transcripción. 
Es recomendable leer mientras suena su música.
  




¿Primera vez en Buenos Aires? ¿Algo que quieras visitar, probar, comer, leer, escuchar o lo que sea?
Ian Svenonius: Sí, estoy muy emocionado de finalmente llegar a Buenos Aires... siempre pensé que terminaría yendo, amándolo y tal vez postulándome para un cargo público. De hecho, ha sido un sueño por mucho tiempo.


¿Hace cuánto que estás con Escape-ism? ¿Cómo surgió?
Ian: Escape-ism es el drama encontrado de los sueños sonoros (nota: Ian escribe “found sound dream drama”, algo que parece más bien un juego cacofónico de palabras), la única nota sabia, el escenario bolchevique, la casetera que llora, un proyecto collage de sonido y de habla que se ha vuelto el más dinámico grupo de rock’n’roll de su era-- y soy sólo yo. Ha estado en funcionamiento hace algunos, comenzando como un acompañamiento a la presentación de mi segundo libro “Supernatural Strategies for Making a Rock n Roll Group, y luego ganando fuerza, poder e influencia.


¿Es el primer proyecto donde tenés total control tanto del aspecto vocal como del musical? ¿Podrías hacerlo así para siempre, o seguís disfrutando de crear con otras personas?
Ian: Disfruto de colaborar también y lo hago en varios proyectos. Pero sí, Escape-ism es particularmente especial porque soy todo yo, lo cual representa muchos desafíos.


Me gustaría saber cómo es tu flujo de trabajo diario. ¿Escribís todos los días?
Ian: Trato de mantener un compromiso con la música y la performance en todo momento… pero un día de trabajo disciplinado y normal no es siempre posible ya que a menudo estoy de viaje, etc.


¿Leés las noticias? ¿Cómo te informás en esta era de posverdad?
Ian: Leo las noticias desafortunadamente, pero siempre con descreimiento. Las noticias siempre han sido una mentira, como todos sabemos, construidas por las fuerzas del capital y la autoridad para engañar al control y rehabilitar sus depredaciones.


Me gustaría saber qué has estado leyendo y oyendo últimamente. ¿Alguna recomendación?
Ian: He estado escuchando (al guitarrista húngaro) Gabor Szabo y (al compositor) Gary McFarland, y leyendo Ringolevio, de Emmett Grogan, y Popism, de Pat Hackett y Andy Warhol.


Estamos testificando una revolución global de las mujeres contra el patriarcado. Como hombre cis, pienso que los hombres también somos llamados a ponernos de pie y luchar contra ese mismo patriarcado que nos ata, y revisitar los privilegios que cargamos como tales. ¿Qué pensás sobre eso? ¿Qué creés que ayudará a conquistar tal revolución por los derechos de LGTB+, mujeres y hombres?
Ian: Debemos poner fin a la inequidad de la que nos beneficiamos alegremente, ya sea de clase, nación, raza o género.


¿Seguís trabajando en generar material para tus otros proyectos musicales?
Ian: Sí, siempre estoy trabajando en cosas, tengo algunos proyectos diferentes de rock ’n’ roll, y recientemente hice una instalación para el colectivo holandés de diseño, Experimental Jetset.


No tuve la oportunidad de leer ninguno de tus libros, aunque debo decir que estoy muy atraído a hacerlo. Así que tomando nomás el título de Supernatural Strategies… ¿cómo es para vos hacer un proyecto musical que no sea un objeto de distracción del capitalismo?
Ian: El rock n roll es nuestro en última instancia. Pertenece a las personas que lo hacen.


¿Cuál es tu principal búsqueda como artista de esta era?
Ian: Comunicar.

miércoles, 19 de julio de 2017

david toop en buenos aires para página/12

quedó un destilado de la charla de una hora con el compositor, historiador y periodista inglés david toop. la muerte de mi papá atravesó su visita y no asistí a ninguna de sus performances.
https://www.pagina12.com.ar/45653-oido-absoluto


sábado, 22 de abril de 2017

sam aaron, meta-ex y sonic pi

en estos últimos tres días estuve delirando con el trabajo del programador sam aaron y su proyecto sonic pi, confeccionado especialmente para correr en la raspberry pi, pero extendido a la posibilidad de casi cualquier sistema operativo.
live coding es una corriente musical en la que sus ejecutores escriben código de programación en tiempo real para generar composiciones sonoras.
a continuación, links y videos.



https://www.imperica.com/en/in-conversation-with/meta-ex-the-music-of-code

martes, 13 de septiembre de 2016

pandilla T R R U E N O


entrevista con T R R U E N O publicada en el suplemento no de página/12 >> link
#open source
#diy
#autodidacta



martes, 6 de septiembre de 2016

working class hero x walter lezcano

nota publicada el 28 de julio 2016 en el suplemento no de página/12.

En las cuadras que separan el Instituto Vitra de la pizzería a la salida de Constitución, Walter Lezcano descuelga su rol de docente, recuerda que escuchó The Cramps por su amigo Sebastián Planes y la charla se mueve del rock primitivo a la contracultura, los riesgos artísticos y la idea de que el punk le pertenece a la historia universal, por lo que Edgar Allan Poe, Henry Thoreau y Roberto Arlt, entre incontables hurgadores en el inconformismo, son altos punks.
En esa línea, el camino de Lezcano –y cómo dio con la literatura y luego con su propia voz al escribir– combate el status quo y destella, lleno de heridas más y menos cicatrizadas, en el cuerpo de un escritor y periodista alzado en el conurbano. Un extracto de su poema Servicio meteorológico, incluido en el reciente Working Class Hero, baja directo: “La insistencia de la lluvia es magistral. / Es una lección de narrativa. / Se metió adentro de la casa / para demostrarme / que la naturaleza es invencible. / ¿Contra quién más perdí en mi vida? / Fueron muchas veces: / ahí vienen todas esas derrotas a reclamarme atención. / Un perro que casi me deja sin costilla. / Una lista interminable de padrastros psicópatas. / Una pibita caída del cielo que siempre me decía NO. / Una serie de trabajos desafortunados. / Un apéndice averiado que estuvo a punto de quitarme la vida. / Una heladera vacía. / Y así hasta pasado mañana”.
Tras la etapa catártica de una adolescencia en la que leyó todo lo que encontraba, absorbiendo la biblioteca que uno de sus padrastros tenía “para aparentar”, Walter hizo lo que todo artista: robó. “En literatura, yo te robo a vos la forma de expresarte, pero cuando pasa por mi filtro hay una imperfección ahí: no puedo hacerlo tal cual lo hiciste. En esa falla que hay entre lo que leí y lo que quiero expresar está lo mío. Nunca vas a escribir como Virginia Woolf, Bukowski, Kerouac, pero en ese esfuerzo que le metés a tratar de metabolizar tu robo, aparece algo súper honesto. Creo que ése es mi tono: la imperfección y la imposibilidad de copiar de forma perfecta a mis ídolos. El error termina siendo la única cosa copada.”
Working Class Hero estuvo circulando inédito y ahora sale por la editorial El Ojo del Mármol. “Siempre me interesó el mundo del dinero y el mundo del trabajo. Por oposición: los odié tanto que terminé obsesionado. Si estoy en una sobremesa y alguien habla del trabajo que hace, me interesa. Kiosquero nocturno, enfermero, oficinista, el modo en el cual la vida se soporta es lo que me interesa. Cada uno tiene su táctica de supervivencia”.
El título alude, claro, a John Lennon. Pero es polisémico: “La idea de cómo ganarte la vida, la idea del heroísmo, el tema de Hermética Gil trabajador, me pegan por muchos lados”. La obra de Walter deja en claro su resistencia al trabajo en términos burgueses, el asfixiante “de 9 a 18”. Había algo ahí en lo que valía hurgar: “Uno hace un tránsito hacia aceptar la vida del trabajo como modo de vida, y me parece que el libro es un combate contra esa aceptación natural”.

lunes, 14 de marzo de 2016